Echo Automotriz y Motocicletas Todo en Bebé Todo en productos médicos y dentales spanishBooks Todo en Computo y Tablets Instrumentos Musicales Amazon Fashion Fire TV Alimentos y Bebidas  Handmade  Salud, Belleza y Cuidado Personal Kindle Cognac Todo en Hogar y Cocina Top 10 Sellers de la semana Amazon Music Amazon Prime Video Todo en Mascotas Todo en Software Tienda de Ciclismo Todo en Herramientas Todo en Juguetes mk11

Opinión del cliente

TOP 500 COMENTARISTAS
7 de noviembre de 2017
Aunque la caja indica su manufactura en Suiza y/o Canadá, la idea es tan sencilla, práctica y creativa, que bien pudo haber sido una iniciativa hecha en México.

En esencia son cuatro secciones de un tubo de bambú con diámetro y longitud similar. Cada sección se divide en 6 piezas cortadas desde diversos ángulos (pero equivalentes en cada sección), haciendo un total de 24 piezas. Dado que los cortes varían en ángulos, los bordes superiores e inferiores de cada pieza están recubiertos con una pintura de acabado como fieltro (rojo o azul) para impedir que las piezas se resbalen fácilmente durante el montaje... hasta cierto punto (vale considerar que tampoco pueden contravenir la ley de gravedad si la estructura que se construye es muy inestable).

Lo destacado del producto, radica en su sencillez de material y mecánica de juego. Incluye un folleto basado en imágenes, más que textos, con ideas de posibles variedades para montar las piezas, desde ideas básicas, hasta retos desafiantes. Las imágenes del folleto son sólo sugerencias, por lo que el límite de variaciones y construcción radica más bien, en el o la usuario/a en turno.

Entretenido tanto para chicos (comprobado con niños de 9 y 11 años) como grandes (de 43 años), la 'Torre Tambaleante Hape', estimula a generar ideas desde la abstracción, dado que, lo que se monta no es a partir de cubitos perfectos, sino de formas irregulares a las que hay que buscarles el modo para acomodarlas y equilibrarlas.

El único pero (que le costó una estrella) estuvo en el acabado. Algunas piezas se muestran despostilladas en las orillas, pese a la tecnología de corte perfecto disponible actualmente (láser por ejemplo). Esto hace suponer que los cortes pudieron haberse hecho con sierra mecánica. Los detalles en el acabado no ponen en riesgo al usuario como para clavarse una astilla, pero considerando el costo, la estética del acabado pudo haberse cuidarse más o, al menos, informar al consumidor los motivos para usar un sistema de corte con acabado semi rústico.

Al final del día, la experiencia del juego sigue siendo genial. No obstante, si con todo, el precio parece elevado para un juego tan sencillo, siempre hay opciones naturales más a la mano, como encimar piedras de río. Mismo principio aunque sin orillas de fieltro y nada de procesamiento industrial.
A 2 personas les resultó útil
0Comentar Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

4.6 de 5 estrellas
2